5.9.10

Víctimas sin Independencia


Lee el artículo Víctimas sin Independencia y

Comenta:
¿Qué celebramos en América Latina con los Bicentenarios?


VícitimassinIndependencia

Víctimas sin Independencia II

5 comentarios:

Sara Ochoa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sara Ochoa dijo...

Desde mi perspectiva celebramos, por principio de cuentas, de manera colectiva lo que ese imaginario asume como un "país independiente" (que de independiente nada por que seguimos colgados de E.U. entre otras cosas por ejemplo)precisamente por que carece de mente crítica para ponerse a criticar y actuar en vez de emborracharse (que es lo que hace el común de la gente en ésas fechas)y en segunda, he visto que celebran también el "aquí seguimos" por esa mentalidad de víctima, el mantenerse vivo con la situación actual es de celebrar aunque mañana sigas en las mismas.

Anónimo dijo...

Claro que hay mucho que celebrar: no se han dado ustedes cueta de que durante la "gran crisis" económica y cultural hemos sido uno de los paises con más crecimientos.
Sí, en serio; los bolsillos de nuestros magnates son cada vez más grandes; crecieron también nuestros indices de pobreza, de violencia, nuestro dogmatismo político, social y cultural.

Claro que hay mucho que celebrar, pero no para el común de la gente, nosotros sólo somos espectadores invitados a la fiesta. Los que organizan la fiesta también son los que más la disfrutan; ah, porque los invitados son también los que pagan.
Y no se puede decir que estamos igual que hace docientos años: las cosas han cambiado mucho, en ese entonces la construcción de proyectos de crecimiento era una gran preocupación, nosotros no nos molestamos más en racionalizar proyectos, ¿para qué?, si convatiendo religiosamente contra el narco o incandonos a llorar por nuestros heroes muertos nos basta para solucionar todo problema. Sí, así es como se debe arrancar la mala hierba, haciendo creer a todos que la raiz esta en las hojas de la planta.
Por cierto, ¿hay algo que criticar? No, qué no se nos dice a diario que vamos creciendo poco a poco, que pronto no habra desempleados, ni enfermos sin atención, pues ya hemos encontrado "el camino", y después de todo nunca fue nuestra culpa uno solo de los problemas que enfrentamos. Además ha sido un camino fácil: llenar los medios de comunicación masiva con comerciales populistas y festejos nacionalistas.

Felipe dijo...

Lo peor del caso no es el bicentenario, es el discurso del bicentenario, el cuento de hadas.

Celebrar el triunfo de nuestra belleza, o cifrar en el futbol nuestro porvenir profético es tan absurdo como cifrar nuestro porvenir profético en el chocolate. Sin embargo, no creo que debamos dejar de celebrar el chocolate como chocolate y el futbol como futbol, porque eso sí sería absurdo, aniquilar voluntariamente las verdaderas causas de celebración, los gustos de la vidad, sean los que sean.

En el MUAC durante el verano vi una obra intitulada "Yo no celebro ni conmemoro guerras". Me pareció excelente porque además de implicar un grado de pacifismo, se oponía de manera directa al discurso hegemónico. A pesar de tener como título una negación era una de las obras de arte contemporáneo más propositivas, pues estaba llena de mensajes cortos que la gente iba escribiendo, todos empezaban con, "Yo celebro", y acababan con lo que a la gente se le ocurriera, "los orgamos, los goles, la familia, la amistad, la igualdad, el sexo..."

El bicenteanario debería ser causa de reflexión y no de celebración, pero eso no le conviene al estado. Una buena manera de pasar la tarde del 16 sería leyendo a Ibargüengoitia.

Excepto el bicentenario y la situación actual de México y del mundo, tenemos mucho que celebrar. Lo digo con y sin ironía. Yo sí celebro que estoy vivo y que tengo la oportunidad de ir a estudiar, que tengo el tiempo y el gusto de leer a Sarmiento, que tengo amigos y compañeros pensantes, que tengo maestros con un sentido de compromiso ético. Yo celebro muchas cosas, ni una de las cuales le agradezco a direcytamente a Hidalgo, a Morelos o a Mina.

Hasta la fecha la gante grita por Allende y por Aldama sin saber cual es cual. Tristemente, muchos de mis amigos reconocen con cinismo que es sólo una buena excusa para empedarse. Respecto a lo que dice Peréz Vejo y respecto a la construcción del discurso hodierno de independencia, sería interesante salir a las calles gritando "viva Fernando VII, el verdadero rey de España", sólo para ver cómo nos ven.

No sé de quien sea la frase: La conquista la hicieron los mexicanos, la independencia los españoles.

Yo no conmemoro ni celebro guerras,

Felipe

Vanessa Ugalde dijo...

Yo creo que hay muchísima gente no sabemos que es lo que se celebra y otros que no sabemos que celebrar. Leyendo el articulo me puse a reflexionar en que realmente no hemos hecho conciencia e investigado (porque a muchos no les importa) y que solo nos hemos limitado a recibir lo que nos da papá gobierno o sep, (esto por lo que dice Lozoya) no hemos asumido la responsabilidad de nuestro propio desarrollo y peor aún cuando mencionan que nuestra identidad esta basada en el conformismo y el victimismo, donde creo que aquí también jugamos una doble moral (soy víctima o ganador) dependiendo de que lado me convenga estar y esto es "no ser responsable" (creo yo) siendo esto un valor y un aprendizaje que se enseña fundamentalmente en casa. y ¿que se celebra? - pos que somos libres e independientes y hay que festejar ¿no?