19.9.10

Ejercicio La Controversia de Valladolid. Pregunta 2

  • ¿Cómo se actualiza (si consideramos que viene desde Shakespeare y la obra de Carriere es de 1992) en el montaje de La controversia de Valladolid la oposición de tipos humanos: salvaje vs hombre de razón; Próspero vs Caliban?

9 comentarios:

martin breeg dijo...

América es el escenario en el cual aconteció algo único en la historia de la humanidad: me refiero al encuentro del hombre con el hombre, uno "civilizado", el otro "salvaje"...

A lo largo de los siglos posteriores, los pensadores adoptaron posturas respecto a ese suceso, teniendo en cuenta lo ocurrido hasta el momento que reflexionaban. Yo creo que la manera en la que se actualiza el problema es al concebir a los hombres como iguales, no social, religiosa o políticamente, sino esencial y potencialmente.

Precisamente, al observar (desde nuestro horizonte cultural) el pasado y origen de los pueblos hispanoamericanos podemos ver quiénes somos y hacia adónde vamos...

-Martín Peralta

Georgina Heredia dijo...

La oposición se hace evidente desde el momento en que se ve, literalmente, el desacuerdo entre Fray Bartolomé y Ginés de Sepúlveda, es decir, desde el hecho claro de que las ideas estén representadas en dos personas con las que es más fácil saber si se está de acuerdo o no con ellas. Creo que ahí reside la actualización de este oponerse: la erudición (falsa, en este caso, vencida por la naturaleza de hombres de los indígenas) contra la barbarie ¿barbaridad? que Fray Bartolomé representa con sus argumentos.

Rosana dijo...

En esta obra, Carrière retoma la oposición hombre salvaje/hombre de razón, pero para plantearla de manera que el público se pregunte si es realmente posible encasillar a los pueblos dentro de cualquiera de las dos categorías. Finalmente, debemos preguntarnos si el papel que asignamos a cada pueblo en esta dicotomía depende acaso del puesto desde el que miramos.

Carmen Fuentes dijo...

1. En la obra, quien representa al supuesto hombre de razón o Próspero es Sepúlveda y al salvaje o Calibán son los indios que son llevados a la controversia.
2) La oposición de tipos humanos se actualiza en el discurso que Sepúlveda realiza. En contraposición Las Casas es quien defiende al salvaje-Calibán al decir que es un ser humano (espiritual, con alma, susceptible de ser evangelizado, educado a la europea, etc.)

Itzel dijo...

Creo que ambas posturas parten de la base de ver a América como bárbara y salvaje y en sus diferentes programas ambas quieren civilizarla; la diferencia surge en la manera en que se lleva a cabo esto. Las Casas habla de una barabrización de los españoles en lugar de una civilización de los americanos y esto es lo que reprocha, mientras que Sepúlveda cree firmemente que la fusión tendrá el resultado opuesto; las dos posturas no me parecen irreconciliables y podría decirse que tienen muchos puntos afines, convergen en creer que la barbarie es una etapa que se da por el contexto en el que se vive, sólo que cambian los resultados de dicha conquista.

Itzel Cisneros

Karen Díaz dijo...

Por un lado se encuentra las Casas, con una postura que deja ver la naturaleza civilizada de los indios hacièndola a la vez semejante con el verdadero cristianismo (la analogía con el sacrificio de Cristo o su naturaleza pura y desinteresada). Por otro lado, se encuentra su visión de los españoles en cuanto a que éstos mostraron una barbarie total en cuanto a los millones de asesinatos que realizaron en nombre de Cristo. POr otra parte encontramos a Ginés de Sepùlveda quien basara su medición de la racionalidad de los actos españoles en cuanto al fin que éstos tenían, la conquista de una raza que debía ser sometida a su superioridad, la barbarie de los indios en cuanto a los sacrificios que realizaban, la salvación brindada por los españoles aún cuando los indios jamás la habían pedido.

Diana Deyanira López dijo...

La dicotomía entre hombre salvaje y hombre de razón (indígenas opuestos a españoles) tiene que ver con naturaleza y erudición. Sin embargo, conforme avanza la obra vemos que la erudición llega a presentar más contradicciones que la naturaleza misma. Por ello, la percepción española resulta deficiente ya que no puede reconocer la humanidad en los pueblos otros. Llegado a este punto, ¿cómo se hará para saber quién es el salvaje y quién el hombre de razón? A ratos, pareciera que el pueblo español es el verdadero salvaje. Hay una inversión del caníbal, el falso erudito quien no supo aceptar lo ajeno y utilizó todo para su propio beneficio, para justificar sus acciones bajo el falso velo de la "salvación". Esto me recordó mucho a los planteamientos de Paz en "América y la democracia".

Anónimo dijo...

En realidad me parece que Ginés de Sepúlveda es quien representa un Calibán actual más que a los indios quienes son vistos por el como salvajes ó animales, y éstos últimos, defendidos por De las Casas quien por el espíritu de igualdad y aspiraciones de superación representa a Próspero, defensor de la diversidad y no represión en la complejidad humana.
Sara Ochoa Garduño

Paulina Del Collado dijo...

Se retoma la oposición hombre racional vs. salvaje, todo el tiempo. Al inicio de la controversia parece estar muy claro que los racionales son los conquistadores (quienes se asumen como responsables de velar por las almas y "civilizar" el nuevo mundo) pero conforme el padre De las Casas describe la brutalidad española podemos comenzar a preguntarnos ¿quién es el salvaje aquí?
Ginés de Sepúlveda es una especie de Próspero que se resguarda en sus conocimientos y su falsa erudición; mientras que la familia indígena se asemeja al Calibán que viene de la naturaleza ¿quién es poseedor de la verdad que tanto defiende Fray Bartolomé? Será suficiente con ver que Ginés intenta poseerla a través de sus conocimientos y queda muy mal en la controversia; por otro lado los indígenas no hacen nada que contradiga su forma de ser. Me parece que esa es una actividad que demuestra un nivel impresionante de racionalidad.