19.9.10

Ejercicio La Controversia de Valladolid. Pregunta 4

  • Desde una relectura del tema de las migraciones y el tránsito de personas global y acelerado en la posmodernidad (con el resultante impacto en las identidades híbridas, de nuestro tiempo), ¿cuál sería la reflexión de fondo que propone esta obra?

8 comentarios:

Diana Deyanira López dijo...

Posiblemente tenga que ver con el conflicto de la otredad. En la obra, Fray Bartolomé menciona insistentemente que los indígenas son seres humanos al igual que ellos (los españoles), pero al reconocer su igualdad, el aproximarse a ellos implica reconocer que existen diferencias y por ende no pueden ser tratados de la misma forma que un europeo se trata a sí mismo. Esta cuestión sobre la equidad básica de todos los hombres denotaba un esfuerzo por identificar la heterogeneidad del género humano sin tener que separarlo de las características sociales que lo distinguieran en particular. En su momento, fueron las razas las que fungían como sinónimo de etnia, nación, pueblo, comunidad lingüística o cultural. Hoy en día sucede algo similar con los migrantes y la globalización: nos reconocemos todos como seres humanos pero aún así queda reconocer a las naciones o los pueblos como entidades que poseen características distintivas, ajenas. Ya no se trata de encuentros y contactos entre pueblos desconocidos entre sí, sino más bien la otredad, jerarquizada, resulta una apreciación del resto del mundo, sea con enfoque eurocentrista o apelando a la heterogeneidad de las comunidades culturales.

Georgina Heredia dijo...

La discriminación racial por territorio, por lengua, por color de piel, versus una supuesta "supremacía" social o de carácter económica.

Carmen Fuentes dijo...

No se muevan los que necesitan hacerlo como exilio económico, no se muevan porque allá afuera serán excluidos, altamente señalados de “menores”.

martin breeg dijo...

La otredad existente entre los pueblos en que no se busca un diálogo sino el alcanzar los intereses particulares. Nada humano puede ser ajeno si se observa humanistamente la relación entre distintas culturas.

-Martín Peralta

Paulina Del Collado dijo...

"Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos" (Declaración de los derechos del Hombre), por anácronico que resulte, esta idea recogida por las grandes mentes de la Revolución francesa no era nueva. Ya se había hablado de la igualdad natural del hombre en muchos otros lados antes de alcanzar ser inscrita dentro del marco legal; por ejemplo Cervantes a través del entrañable personaje del Quijote o el mismo Jescucristo, que sirve de autoridad indiscutible a los propósitos de la obra. El caso es el reconocimiento de la igualdad natural del hombre, sin importar su origen, raza, creencias, costumbres, etc. Sin embargo, el problema radica en que muchas veces el hombre construye para sí mismo una justificación de su superioridad sobre el otro (la Historia está plagada de estos ejemplos: Alejandro Magno, Napoleón, Hitler, etc.) Lo anterior aterrizado a la actualidad deja muchos puntos fundamentales de reflexión ¿alguna vez podremos asumir la igualdad total entre los hombres cuando aun nos discriminamos mutuamente?, ¿somos capaces de asumir nuestras diferencias y celebrarlas teniendo siempre como base que somos iguales?

Rosana dijo...

La obra plantea el inevitable conflicto entre culturas diferentes que se ven obligadas a compartir un mismo territorio. Retomando la reflexión sobre el hombre salvaje vs el hombre de razón, hoy en día debemos aún tomar en cuenta que la valoración que hagamos de una cultura dependerá siempre del cristal con que miremos.

Karen Díaz dijo...

La respuesta que se busca está en la pregunta que se plantea. En el mundo existen diferentes razas con sus respectivas culturas, religiones y modos de pensamiento. El ser humano es dado a cuestionar lo que le es ajeno y diferente a lo que está acostumbrado, como puede ser un color de piel distinto, la forma de los ojos, la altura y complexión, entre otros muchos elementos. Por lo anterior cada raza cree ser totalmente superior a las otras ó al menos mejor en algunos aspectos pero es increíble que podamos fijarnos en detalles de tal nimiedad sin antes darnos cuenta de lo que nos caracteriza a todos como humanos seamos blancos, negros, altos, bajos, morenos, pelirrojos, etc. Esos detalles son enormes como que todos nos paramos en dos pies, poseemos dos brazos, dos ojos, dos manos, una boca, pero sobre todo cualquier ser humano piensa, siente y quiere. ¿Una diferencia pequeña que puede lograr contra tantos puntos en común?

Anónimo dijo...

Coincido altamente con mis compañeros, el tema que no está tan de fondo y teniendo esa perspectiva salta a la vista desde un principio, poniendo como ejemplo especialmente a los migrantes mexicanos, versus Estados Unidos, antes eran los indígenas versus los españoles como Ginés, por los intereses principalmente económicos con base en la creencia de la superioridad de una raza con respecto a otra.
Sara Ochoa Garduño