31.8.10

NUESTROS TRIUNFOS

México gana Miss Universo

"Nos sentimos" muy orgullosos al día siguiente en que la tapatía Jimena Navarrete ganó el certamen de Belleza "Miss Universo". La prueba fueron las portadas de casi todos los periódicos de circulación nacional que la ilustraron con una foto de la guapa muchacha. Hasta circuló en twitter un topic que reaccionaba ante la (ya de antaño) ocurrencia del italiano Tiziano Ferro cuando dijo que las mujeres mexicanas tenían bigote. Bueno.

Los mexicanos nos sentimos aludidos en las malas (Ferro) y en las buenas (Miss Universo) como si ofender la belleza o la fealdad se constriñera a prototipos que simbolizan la generalidad. Si fuera así, llevado el punto al extremo, Jimena Navarrete debería ser el prototipo de la belleza (física, temporal e impermanente) mexicana, y más extremo aún, el prototipo de la mujer mexicana. Sea como sea el asunto es que lo celebramos. La noticia fue nacional. Y hasta el orgullo se setía en el aire.




Comenta:

¿Por qué esos son nuestros triunfos?
¿Por qué los sentimos (la generalidad) como si fueran realmente nuestros? (como cuando en el futbol decimos "los Pumas le ganamos al Frustrazul", o "los pinches pumas perdieron con el Azul")

6 comentarios:

Georgina Heredia dijo...

Considero que tiene que ver con el hecho de que forjamos nuestra identidad en cuestiones externas, como logros, fracasos, fealdad o belleza. El problema reside en que no sabemos cuáles son nuestras verdaderas cualidades que nos podrían hacer tener más logros o reconocimiento. Sin duda alguna, creemos como mexicanos que el reconocimiento externo (que una "autoridad" le dé el título de Miss Universo a una mesicana) ya nos hace más valiosos. El punto es ese: creemos que lo que los demás reconocen o no es lo que somos, debido a que no tenemos bien forjada nuestra identidad debido a los problemas que hemos visto en clase.

martin breeg dijo...

¿Para qué preocuparnos por la educación tan precaria que se da en muchas escuelas del país si la Miss México Bicentenario ganó el concurso? Seguramente a muchos les quitó el sueño saber si ganaría la "Miss"...

Viva Hidalgo, viva Morelos, viva la corrupción, viva la inseguridad, viva los ipads de los diputados del PRI...

Carmen Fuentes dijo...

Esto es parte de dar pan y circo. En este evento, con muchachas en este tipo de concursos. Es la necesidad estatal-empresarial de dar algún sentido de triunfo, de “orgullo” al “pueblo mexicano”, ávido de algún respiro, de alguna oxigenación, ante tanto “desporvenir”, desesperanza, frustración: desempleo, muertes-asesinatos-secuestro, impunidad-corrupción y mil etc’s. No se pudo con el pan-bol en el mundial, no se puede con el “orgullosamente ser mexicano”, pues ahora con esta chica.
Mucha mano tienen aquí los medios de comunicación, como Telemundo, que pretenden concretar esa idea de “triunfo”, de “logro”, de “orgullo” sobre la base de algo alejado a la vida cotidiana de más de 106 millones de mexicanos. En este caso, una muchacha alejada del grueso de las mexicanas reales-concretas-existentes en el país, que son morenas, robustas, tendiendo a ser más bien bajas de estatura, (con bigotes si se quiere). Esta muchacha Jimena es más bien cercana al prototipo de las barbies creadas en otras latitudes: delgada, piernas alargadas, prácticamente sin estómago. Además, las chicas de ese evento están homogenizadas a ese prototipo.

Felipe dijo...

Aspirinas para el cancer, sí, no nos sirve de nada.

Considero sin embargo un poco extrema la posición de Carmen en cuanto a los prototipos: no creo que el engaño resida ahí. Sí, la mujer es falsa y no es una mexicana real concreta si asi lo quieres ver, pero creo yo que es principalmente en su estilo de vida y secundariamente en su estética. México es mestizaje y sincretismo. No hay que caer en el error de pensar que lo moreno y lo bajo de estatura es más 'mexicano'. Durante mucho tiempo se ha caído en el crimen de excluir a lo indigena, la solución no está en excluir a lo 'extranjero'. (Claro, lo digo yo: toda opinión es parcial) Los prototipos son posturas fáciles, falaces e ignorantes.

Si hay espacio para humor: la verdad yo me iba por la jamaiquina.

Carmen Fuentes dijo...

Respeto la opinión de Felipe, aunque no estoy de acuerdo con algunos aspectos. Considérese el alto grado de homogenización de este evento, no sólo en relación con el aspecto físico, sino piénsese en la homogenización mental. Homogenización bajo un sólo modelo.

Vanessa Ugalde dijo...

yo coincido con Georgina, creo que buscamos el reconocimiento de alguien o algo y creo que no es gratuito ya que así nos han educado desde niños, alguien debe decir si somos buenos o no para creérnoslo, incluso creo que tiene que ver con una cuestión de autoestima y de valores que se dan en casa, sin embargo aquí es donde debería entrar la responsabilidad de la que habla Rodó en "Ariel" y hacernos responsables y críticos de nuestra vida propia.